En esta oportunidad los invitamos a ponernos las gafas de la diversidad e inclusión social, y esto amerita preguntarnos si ¿conocemos la diferencia entre diversidad e inclusión social? Quizás son términos que a lo largo del caminar hemos escuchado mucho, en cuanto a ideales, principios, programas, proyectos y políticas públicas, pero es necesario realizar una diferenciación entre estos conceptos. 

En un inicio para expresar lo que visionamos como equipo, es necesario referirnos a lo planteado por Guedez (2005) quien exhibe a la diversidad como la expresión plural de las diferencias, estas diferencias necesariamente no son traducidas en negación, discriminación o exclusión, sino en el reconocimiento de lo distinto, en otras palabras, la diversidad es aceptar el derecho de cada quién a ser distinto y ejercer ese derecho.  

Aceptar la diferencia ha posibilitado para Cubo Social construir desde lo diverso, visualizar el impacto social no como un formato único, sino entender que este se presenta desde diferentes factores y que las causas varían a través de los procesos, contextos y dinámicas. 

En este punto, sería interesante dar una nueva vista por medio de las gafas de la diversidad e inclusión a las realidades de las mujeres en estos tiempos de pandemia; aunque han sido tiempos de lucha constante para toda la sociedad en general, hay algo muy cierto, y es que la mujer ha logrado vincularse mucho más, a las plataformas digitales y esta viralización ha sido una oportunidad para entrar a conocer cada realidad, plasmada en un emprendimiento, en una charla o en un post.  

No podríamos pasar por alto que visualizar la transformación de unas mujeres mexicanas, que durante el trayecto de sus días han optado por de-construirse rompiendo patrones que generaron dolor e infelicidad, y hacer de esto una oportunidad, es un proceso que nos ha movido, creemos en el cambio y en que en cada círculo de aprendizaje ejecutado por medio del proyecto VIVE fue una posibilidad de aprender, pero sobretodo de crecer y sanarnos unas a otras. Hoy estas mujeres le gritan al mundo que son mujeres libres, que van en busca de poner en alto sus emprendimientos en donde el principal ingrediente de esa receta titulada microempresa es el amor por lo que hacen, un día decidieron reconocer sus capacidades y desde ese día se convirtieron en mujeres imparables. 

Desde allí, se originó la creación de una red solidaria de género y esto en medio de una pandemia por Covid-19 ha sido el antídoto perfecto frente al miedo, la incertidumbre y el origen de migrar a escenarios donde charlar, adquirir conocimiento y poner en marcha un plan de acción para cada idea de negocio, no siendo menos importante, fue una oportunidad para transmutar emociones, pensares y encontrar en cada integrante del circulo una aliada.  

Ahora, enfoquemos nuestra visión en identificar que somos un mundo diverso pero que necesariamente necesitamos escenarios de inclusión en donde podamos ser, los círculos de aprendizaje que se llevaron a cabo con el proyecto VIVE y Cubo Social, en definitiva son el mejor ejemplo de que es la inclusión, pues se tenían diferentes mujeres cada una con un mundo diferente y lograron compaginar en un mismo sitio, tocando generalidades de cada una y en donde su voz y su acción fueron el complemento de la otra. Esto nos permite forjarnos como sujetas políticas, en donde construimos desde la experiencia y este sí que es un valor agregado para la trayectoria de cada idea de negocio.  

Desde una mirada al pasado de Cubo Social, es interesante relatar que desde los inicios hasta estos tiempos nos hemos construido como un Cubo diverso, en donde tanto interna como externamente queremos dejar esa noción de conciencia por el otro, pues sin esta no tendría sentido la inclusión. 

 ¿Qué tal que como sociedad todos fuésemos iguales? ¿Qué el trabajo en grupo no existiera porque no habría un complemento de ideas y metodologías? En este sentido, para nosotros como equipo de consultoría aceptar la diferencia es visualizar mil oportunidades de transformación y de que cada integrante de nuestra organización es un ser único que puede pintar paisajes diferentes al del otro, pero que en definitiva somos una explosión de conocimiento y pasión en busca de generar impacto social.  

Cada proyecto que pasa por nuestras manos, es una manera de oxigenarnos, pues desde allí nos permitimos leer realidades, proponer planes de acción y sobretodo nos permitimos construir en conjunto. Fundar un conocimiento y una experiencia amigable es sin duda uno de nuestros principios favoritos. En cada integrante del equipo hay una partícula de los procesos que se llevan a cabo, definitivamente es una manera de construir a partir de lo diverso, desde rescatar las capacidades de cada ser y realizar de esto una fusión en el hacer.  

Escrito por Mariana Garcia, profesional en planeación y desarrollo social y coordinadora de proyectos en Cubo Social.

Fuente bibliográfica: Guédez, Víctor. (2005). La diversidad y la inclusión: Implicaciones para la Cultura y la EducaciónSAPIENS6(1), 107-132. Recuperado en 07 de septiembre de 2020, de http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1317-58152005000100007&lng=es&tlng=es

Tags: No tags

Leave a Comment